martes, 21 de abril de 2015

Muy cerquita

.

Los poemas me caían desde el cielo
como flores
porque yo era leve
más que una libélula
y sabía vibrar 
con la respiración del mundo
y estaba cerca del Ser
(que era el mundo)
mucho más cerca de él
que ahora.

.

2 comentarios:

Alma vacía dijo...

Hermoso.

din dijo...

Gracias...

Un abrazo.